sábado, 21 de abril de 2012

Las mejores bandas sonoras de 2011



     Como ya hice el año pasado, dedico unas líneas a las cinco mejores bandas sonoras de la temporada. Antes de nada creo conveniente precisar que me voy a centrar en composiciones pertenecientes a películas estrenadas a lo largo de 2011 en España, de ahí que no cite músicas tan excelentes como las de War horse (id, Steven Spielberg, 2011), de John Williams, o La invención de Hugo (Hugo, Martin Scorsese, 2011), de Howard Shore. Por otro lado me gustaría destacar algunas partituras que no figuran en la lista pero que bien podrían haberlo hecho: El árbol de la vida (The tree of life, Terrence Malick, 2011), Drive (id, Nicolas Winding Refn, 2011), Cisne negro (Black swan, Darren Aronofsky, 2010) o Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (The adventures of Tintin: The secret of the unicorn, 2011), compuestas respectivamente por Alexandre Desplat, Cliff Martinez, Clint Mansell y John Williams. De todos modos mis bandas sonoras favoritas de 2011 son las siguientes:

1. The artist de Ludovic Bource

     The artist (id, 2011), la estupenda película de Michel Hazanavicius, ha supuesto un verdadero tour de force para su compositor habitual Ludovic Bource. Al tratarse de un film (casi enteramente) mudo, el compositor francés tenía el gran reto de acompañar musicalmente todas y cada una de sus secuencias, a excepción de los momentos de silencio absoluto y de la incorporación de unos pocos temas ajenos como la canción Pennies from Heaven o el tema de amor compuesto por Bernard Herrmann para  Vértigo (Vertigo, Alfred Hitchcock, 1958). El resultado es francamente encomiable y supone un magnífico homenaje tanto a las partituras del cine mudo como a las grandes bandas sonoras del período clásico de Hollywood. Existen muchos momentos admirables en el trabajo de Bource: la enérgica obertura de los títulos de crédito iniciales; el ya famoso leitmotiv, de carácter alegre y juguetón, dedicado al personaje de George Valentin; la espectacular música sinfónica de las ficticias películas interpretadas por el galán; el hermoso vals asociado al personaje de Peppy Miller; los melancólicos y elegantes temas que ilustran la caída en el olvido del protagonista; la intensa música dramática que acompaña la secuencia del incendio en la casa de Valentin…




2. Valor de ley de Carter Burwell

     Son muchos quienes se limitan a considerar a Carter Burwell como el músico por excelencia de los hermanos Coen, pero este veterano compositor es mucho más que eso, tal y como demuestran excelentes partituras como las de Conspiración (Conspiracy theory, Richard Donner, 1997), Dioses y monstruos (Gods and monsters, Bill Condon, 1998), La hija del general (The general’s daughter, Simon West, 1999) o Antes que el diablo sepa que has muerto (Before the devil knows you’re dead, Sidney Lumet, 2007). En Valor de ley (True grit, Joel y Ethan Coen, 2010) Burwell ha optado inteligentemente por distanciarse de la espectacular banda sonora compuesta por Elmer Bernstein para la película original de Henry Hathaway, decantándose por una partitura mucho más intimista y sensible, con una gran presencia del piano, que realza el carácter iniciático de las aventuras de la joven Mattie interpretada por Hailee Steinfeld. A pesar de ello tampoco faltan momentos de gran intensidad en secuencias como el cruce del río o el tiroteo final, momentos en los que Burwell da rienda suelta a su aliento épico. Sin duda una gran banda sonora y una notable aportación musical al género del western.



3. El topo de Alberto Iglesias

     Antes de El topo (Tinker Tailor Soldier Spy, Tomas Alfredson, 2011) el compositor donostiarra Alberto Iglesias ya había puesto música a otra adaptación de una novela de John le Carré en El jardinero fiel (The constant gardener, Fernando Meirelles, 2005). Sin embargo los dos trabajos no podrían ser más diferentes entre sí, pues la ambientación africana de El jardinero fiel le permitió al compositor experimentar con la música étnica. En cambio para la película de Alfredson, ambientada en los años 70 con la guerra fría como telón de fondo, Iglesias se ha decantado por el jazz, una opción perfecta para describir la frialdad del mundo del espionaje. La partitura está presidida por un tema dedicado a George Smiley, el triste y solitario protagonista de El topo cuyas andadas están acompañadas por Iglesias con una melancólica trompeta. En los momentos de suspense el músico ofrece una música más enérgica y nerviosa, recurriendo en contadas ocasiones a la guitarra eléctrica, mientras que en los momentos más apesadumbrados cobran un especial protagonismo el piano y los instrumentos de cuerda. En suma una banda sonora sutil pero muy adecuada para las dramáticas imágenes de la película y que supone un importante paso en firme en la trayectoria internacional del compositor.



4. X-Men: Primera generación de Henry Jackman

     A diferencia de otras sagas cinematográficas de superhéroes, la de los X-Men ha contado con un compositor diferente para cada una de sus entregas, desde el ya fallecido Michael Kamen en la primera parte hasta músicos más jóvenes como John Ottman, John Powell o Harry Gregson-Williams en las sucesivas secuelas. En X-Men: Primera generación (X-Men: First class, Matthew Vaughn, 2011) el músico elegido ha sido Henry Jackman, quien a pesar de su corta experiencia en el mundo de las bandas sonoras ha realizado el mejor trabajo musical de la saga. De su partitura destacan especialmente dos temas realmente brillantes: el primero, un himno dedicado a la patrulla X, describe con energía el valor y la heroicidad del grupo de jóvenes mutantes y aparece en los momentos más espectaculares de la cinta; el segundo, mucho más contundente, está dedicado al vengativo personaje de Magneto y destaca por la poderosa presencia de la guitarra eléctrica, aportando gran intensidad a secuencias como la caza de nazis en Argentina. No es de extrañar que varios fragmentos de esta estupenda banda sonora ya estén siendo utilizados en diversos tráilers y spots publicitarios, augurando un futuro muy prometedor para Jackman.



    

5. Super 8 de Michael Giacchino

     La colaboración entre el compositor Michael Giacchino y el director, productor y guionista J.J. Abrams es una de las más sólidas e interesantes de la última década, especialmente gracias a la ya legendaria serie de televisión Perdidos (Lost, 2004-2010). Para Super 8 (id, 2011), la irregular tercera película dirigida por Abrams, Giacchino ha confeccionado una de sus bandas sonoras más completas, con temas que basculan entre la melancolía, la aventura, el romanticismo o el terror. Existen multitud de instantes memorables en este trabajo, desde el leitmotiv dedicado a la pareja de niños hasta los momentos de suspense en los que se percibe la presencia de la misteriosa criatura, pasando por la música amenazadora dedicada al ejército o el magnífico tema de la despedida final. Merece la pena destacar la música compuesta por Giacchino para el ficticio cortometraje que los protagonistas filman a lo largo de su aventura y que aparece durante los títulos de crédito finales de Super 8: más de tres minutos de puro homenaje a la ciencia ficción de serie B, con la inclusión de la entrañable música de theremin siempre asociada al género desde que Bernard Herrmann la utilizara en Ultimátum a la Tierra (The day the Earth stood still, Robert Wise, 1951).



4 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Estimado Pedro; cuanto me alegro que nos hayas sugerido lo mejor de las soundtracks 2011— en un top 5— difícil tarea, dejando el matiz en la entradilla que podía habérsela llevado cualquiera de los que muchos teníamos en mente. No obstante, hay una discrepancia: “The Artist”, la quieres o la odias... El otro día, Fernando Trueba en un programa de cine semanas antes de la concesión de los Oscars, junto al ínclito Alberto Iglesias hablaban sobre este tema (Trueba al que le reconozco un gran prestigio, por conocimiento musical sobre el Jazz), se organizó un minidebate en torno al oportunismo por parte de L. Bource si había chupado excesivamente de un genio, como es el track Nº 15 “escene d´amour” original del enorme B. Herrmann. Yo no se lo perdono. Herrmann como North, Goldsmith o Rozsa son intocables. Sólo sirven sus sanas las influencias, como muy bien dijo A. Iglesias. Por otro lado, me volvió loco el trabajo de Zimmer en “Origen” y la injusticia de Cliff Martinez, porque, últimamente la academia parecía intentar abrir sus oídos a otras tendencias, pues, el año pasado hubo polémica en su decisión de entregar el premio al dueto Reznor&Ross por la “Red Social”¿Por qué este año ni siquiera nominar a la espléndida “Drive”?, que es una lección de electrónica de cabo a rabo… Lo dicho, al 95% con tu selección. Un placer, como siempre dejarse caer por estos lares. Saludos y hasta muy pronto

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches:

Como siempre un placer leer tus comentarios, J.C. Alonso. Celebro que te guste mi selección de bandas sonoras. En cuanto a “The artist” pienso que se trata de una magnífica partitura que se puede disfrutar más allá de que a uno le guste o no la película a la que acompaña (que a mi sí me gusta, y mucho). Por otro lado pienso que no hay que culpar a Ludovic Bource de la inclusión de ese gran tema musical de “Vértigo”: el músico francés compuso un tema para la secuencia del intento de suicidio (titulado “My suicide” en el álbum de la banda sonora), por lo que parece que Michel Hazanavicius debió cambiar de idea a última hora incluyendo el tema de Herrmann en su lugar.

Lo cierto es que comprendo que la inclusión de ese tema puede resultar chocante, más que nada porque “Vértigo” es una película de 1958 y “The artist” evoca el cine de una época mucho anterior. Sin embargo tengo que reconocer que el tema está muy bien insertado en la película, con una excelente sincronización con las imágenes. Además, hay que recordar que por ejemplo Quentin Tarantino también suele incluir multitud de fragmentos de bandas sonoras en sus películas y no se le suele criticar por ello: sin ir más lejos, en la primera entrega de “Kill Bill” incluyó el famoso tema de los silbidos compuesto precisamente por Herrmann para “Nervios rotos”, por no hablar de otros temas de Ennio Morricone o Luis Bacalov. Se trata de una cuestión compleja, aunque comprendo que a muchos espectadores les pueda parecer una falta de respeto hacia los compositores originales, mientras que a otos no les parecerá otra cosa que un homenaje.

Por lo que respecta a la composición de Hans Zimmer para “Origen” a mí también me pareció fantástica, de hecho encabezó la lista de mis bandas sonoras favoritas de 2010. “Drive” también me gustó mucho, si bien pienso que lo mejor de la banda sonora no era la (brillante) partitura electrónica de Martinez, sino las canciones de artistas como Desire o College.

Lo dicho, gracias por tu comentario. ¡Saludos!

Ann@ Genovés dijo...

Pedro,

Comparto tus gustos musicales: son las mejores bandas sonoras de 2011.

“The artist” con su toque hitchcockiano.

En “valor de Ley” como apuntas: Carter Burwell es un excelente compositor y la ternura que utiliza en este film es poética.

Alberto Iglesias es un “crack”, sí no soy del todo objetiva –me mola tener a un compatriota entre los grandes: chapeaú por él.

Henry Jackman y su pandilla de “chicos mutantes” están repletos de heroicidades: me gustó mucho la presencia de la guitarra eléctrica.

Y, reconozco que Michael Giacchino me trasportó a mi época de Lolita, cuando iba al cine a pegar algún que otros salto-chillido en la butaca.

Apostillo que –de manera subjetiva- me encandilo con “todas” las canciones de la banda sonora de “DRIVE” Ya sabes que estoy enamorada de este film. C’est la vie amigo.

Un artículo inmejorable.

Un beso,
Ann@ Genovés
PD. Le envío el enlace de mi última publicación, por si quiere echarle un vistazo. Gracias
http://annagenoves2012.blogspot.com.es/2012/04/tiempos-convulsos-donde-se-rompe-hasta.html

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches:

Gracias por el comentario, Anna. Celebro que coincidas con mi selección de bandas sonoras. Creo que en realidad no pecamos de patriotismo al reconocer la brillante labor de Alberto Iglesias, pienso que su música tiene méritos suficientes como para merecer todo tipo de alabanzas, de hecho así lo indica el creciente prestigio de este compositor a nivel internacional. También me gustan todas las canciones de “Drive”, así como el tema instrumental de Chromatics “Trick of the clock”, que suena durante la magnífica secuencia de la persecución inicial.

Gracias por el enlace, pronto visitaré tu blog. ¡Saludos!

Publicar un comentario en la entrada