domingo, 19 de febrero de 2012

Un traidor entre nosotros: EL TOPO



     El estreno de El topo (Tinker Tailor Soldier Spy, Tomas Alfredson, 2011) sirve para constatar lo bien que siempre se ha llevado el cine con la obra literaria de John le Carré. Concretamente dos películas como El espía que surgió del frío (The spy who came in from the cold, Martin Ritt, 1965) y Llamada para el muerto (The deadly affair, Sidney Lumet, 1966) aportaron una mirada escéptica y escasamente sofisticada de la guerra fría y del mundo del espionaje, sirviendo de contraste a las por otro lado estupendas aventuras cinematográficas del agente 007 protagonizadas por Sean Connery. Todo ello sin olvidar un título como La casa Rusia (The Russia House, Fred Schepisi, 1990), simbólica despedida de una manera de concebir el cine de espías filmada en los estertores de la Unión Soviética, por no hablar de cintas posteriores como El sastre de Panamá (The tailor of Panama, John Boorman, 2001) o El jardinero fiel (The constant gardener, Fernando Meirelles, 2005), incisivas visiones de la política internacional de nuestros días. Curiosamente en dos de los títulos citados ya aparecía George Smiley, el personaje al que da vida Gary Oldman en El topo: en El espía que surgió del frío en un papel secundario bajo los rasgos de Rupert Davies y en Llamada para el muerto como personaje principal a cargo de James Mason; además Sir Alec Guinness también le dio vida en dos series de televisión, una de las cuales, Calderero, sastre, soldado, espía (Tinker, Tailor, Soldier, Spy, John Irvin, 1979), adaptaba la misma novela en la que se basa la película de Tomas Alfredson.
     De entrada El topo presenta una característica que la distancia de los largometrajes citados líneas atrás: de todas las películas inspiradas en las novelas de le Carré ambientadas en la guerra fría, El topo es la primera realizada una vez ese conflicto ha finalizado, siendo hoy recordado como uno de los capítulos más tristes y dramáticos de la historia del siglo XX. Quizá por ello el tono áspero y desencantado que caracteriza la obra del escritor británico impregna la película de Alfredson desde el primer hasta el último fotograma. De este modo el paisaje humano que describe El topo no puede ser más desolador, con la traición como un elemento muy presente en las vidas de todos los personajes. De hecho la trama principal de la cinta describe cómo George Smiley debe descubrir cual de los altos funcionarios del servicio secreto británico con los que trabaja es un traidor que pasa información secreta a los rusos. Sin embargo el acto de la traición o el sentimiento de sentirse traicionado es extrapolable a todos los seres que rodean la existencia de Smiley: su esposa Ann (Katrina Vasilieva) le ha abandonado tras engañarle con uno de sus compañeros de trabajo; el espía Jim Prideaux (Mark Strong) sufre en sus propias carnes la traición del topo cuando cae en una trampa en Budapest; Smiley descubre con gran dolor que su anterior superior Control (John Hurt) le consideraba a él uno de los principales sospechosos de ser el topo; el arribista Percy Alleline (Toby Jones) aprovecha el descrédito de sus compañeros de profesión para escalar posiciones en la cúpula del MI6; el agente Peter Guillam (Benedict Cumberbatch) se ve obligado a abandonar a su amante homosexual antes de que su relación secreta salga a la luz y ponga en peligro su trabajo en el servicio de inteligencia… Ni siquiera el propio Smiley está completamente libre de culpa, puesto que le promete al agente inglés Ricki Tarr (Tom Hardy) ayudarle a sacar a su amada Irina (Svetlana Khodchenkova) de la Unión Soviética a cambio de su colaboración en el caso, a pesar de saber que le será prácticamente imposible cumplir esa promesa.

    La magnífica interpretación de Gary Oldman resulta en todo momento fundamental para transmitir la desesperanza y el abatimiento de George Smiley. El actor inglés, con toda probabilidad en la mejor interpretación de su carrera, compone un Smiley frío, distante, solitario y observador que apenas habla o se relaciona con los demás. Un simple gesto o una simple mirada le bastan a Oldman para transmitir la angustia vital de un inteligente jugador inmerso en una peligrosa partida de ajedrez que no se juega con piezas de madera sino con seres humanos. En ese sentido resultan espléndidas las breves escenas con las que su personaje queda descrito al comienzo de la película: tras dimitir del servicio secreto a indicación de Control (atención a ese gesto de Smiley cuando su superior le indica que debe abandonar el puesto, algo que aceptará a pesar de su sorpresa) vemos al protagonista realizando sus rutinas diarias y no será hasta que se reincorpore al MI6 cuando le veremos hablar por primera vez. Más tarde, en una de las secuencias más intensas de El topo, un Smiley visiblemente afectado por el alcohol rememorará la ocasión en la que conoció brevemente a Karla, jefe del servicio secreto soviético y su más directo rival: la triste mirada de Smiley y la parsimonia con la que pronuncia su monólogo evidencian que, en el fondo, el mundo de los espías ha dejado de tener sentido para él, pues en realidad los métodos y los procedimientos seguidos por espías británicos y soviéticos son igual de retorcidos y despiadados. Tal y como en una ocasión le comenta una antigua compañera de trabajo, al menos la Segunda Guerra Mundial era un conflicto de cuya participación podían sentirse orgullosos.

     Confirmando el talento demostrado en su anterior cinta de terror Déjame entrar (Låt den rätte komma in, 2008), el director Tomas Alfredson narra con claridad y fluidez esta compleja historia repleta de mentiras, engaños y medias verdades, describiendo con precisión ese gélido mundo de espías en el que se hallan atrapados todos los personajes. Su brillante labor tras las cámaras queda demostrada con pasajes tan logrados como la reunión del agente Jim Prideaux con un misterioso contacto en Budapest, momento repleto de tensión e intriga; el robo de unos documentos secretos por parte de Peter Guillam, secuencia de un logrado suspense y con un eficaz uso del montaje en paralelo; el hitchcockiano plano en la que Ricki Tarr observa las diferentes acciones que se producen en el apartamento de Irina a través de sus ventanas; la tensa conversación  que se produce entre el sospechoso Toby Esterhase (David Dencik) y Smiley en una pista de aterrizaje; la expectación creada cuando, oculto en un piso franco, Smiley está a punto de descubrir la identidad del topo; o el montaje final que nos muestra cómo la resolución del caso ha afectado a la vida de todos los personajes, brillante conclusión acompañada por una versión de La mer… interpretada por Julio Iglesias. 


8 comentarios:

La gata con gafas dijo...

Aqui si que estoy en un 100% de acuerdo contigo.
Una obra maestra total y absoluta, llena de ideas visuales fascinantes, y la gran interpretación de Gary Oldman, al que le tenian que enviar el Oscar por correo.
No hablas de la música que es muy jazzistica y estupenda, y de la fotografia gris, que transmite la gelidez de la epoca a la perfección.
Si quieres saber nuestra opinión pasa por nuestro blog.
Un saludo

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches:

Gracias por tu comentario, Gata con gafas. He leído la entrada de tu blog dedicada a “El topo” y parece que estamos bastante de acuerdo.

No he comentado nada sobre la banda sonora de Alberto Iglesias no porque no me guste, que sí y mucho, sino porque tengo previsto publicar una entrada dedicada a las mejores bandas sonoras de 2011 donde ya le dedicaré unas líneas al excelente trabajo de Iglesias.

¡Saludos!

J.C.Alonso dijo...

Se le echaba de menos, querido Pedro. Un minucioso análisis a la película más completa de la las adaptaciones del maestro John Le Carre. Un diez para la dirección-exquisito, el nórdico vampírico-de un maduro T. Alfredson apoyado en una dirección de fotografía magnifica de holandés-fiel escudero- H Van Hoytema. Una banda sonora del donostirarra A. Iglesias, que es deleite para los fans del Jazz-ojalá gané el oscar- y un casting de los más afortunados made in UK, encabezados por un Gary Oldman impagable. Lo dicho, gran film y a la espera de sus críticas de las Soundtracks; estaremos atentos. Saludos, JC. Alonso

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas tardes:

Muchas gracias por tu comentario, J.C. Alonso. Conociendo un poco tus gustos cinematográficos presentía que “El topo” también te gustaría. No sé si es la mejor adaptación de John le Carré, pues también aprecio mucho “El espía que surgió del frío”, pero sin duda es una excelente película.

Queda ya muy poco para la ceremonia de los Oscar y seria estupendo que Alberto Iglesias ganara el premio a la mejor banda sonora, si bien hay que reconocer que este año los académicos han acertado en su selección, pues las otras bandas sonoras nominadas me parecen todas muy buenas.

Un saludo y gracias por tu atención.

Anna Genovés dijo...

NOCTÁMBULO,

Te sigo desde hace tiempo y, por fin, me he atrevido a hacerte un comentario y seguidora activa de tu Blog. Como en todos tus resúmenes cinematográficos, retratas a la perfección este magnífico film…

Las reuniones del cuartel general de la M-I6 “acojonan”. No sabes quién interpreta mejor; si el mítico Calígula, The King George VI, Archy el RocknRolla, César, Dracul, Capote… Benedict Cumberbatch quien, a sus 35 añitos, promete y mucho… Magnífico actor, flemático y repelente como buen british, al que podemos ver en la nueva versión de la BBC como Sherlock.

Es como se dice: un film de espías…. Penumbra, intriga, detalles imperceptibles que hablan por sí solos, sospechas, recreación setentera magistral, dirección milimétrica, fotografía perfecta, momentáneos homenajes al maestro Hitchcock y una hermosísima, aunque casi imperceptible, “femme fatal”.

Sí, me chiflan las de éste género. No os la perdáis.

Ann@ Genovés

P.D. Si te gusta la literatura… Puedes echarle un vistazo a mi Blog

MEMORIA PERDIDA… EL Blog de Ann@ Genovés

http://annagenoves2012.blogspot.com/

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas tardes:

Muchas gracias por tus amables palabras, Anna. Te agradezco que sigas este blog, espero que lo que vaya escribiendo sea de tu interés. Acabo de visitar el tuyo y me ha parecido muy bueno, prometo visitarlo a menudo.

Veo que a ti también te ha entusiasmado esta estupenda película. Tienes mucha razón en lo que comentas, las secuencias con los espías reunidos en la habitación insonorizada son ya todo un icono del cine de espías. Ya que citas al excelente actor Benedict Cumberbatch aprovecho para recomendar su brillante serie “Sherlock”, que consigue trasladar a la actualidad al inolvidable detective creado por Arthur Conan Doyle respetando al máximo la esencia del personaje.

¡Saludos!

Ann@ Genovés dijo...

Gracias a ti Pedro,

¡Cómo no iba a seguir tu Blog si piensop que es uno d elos mejores en su género!.

Sí soy cinéfila y sí me chifla el "film noir! y tus dos última películas, están entre mis favoritas.

Todavía más Drive me envolvió esa dualidad hermosura-soledad que impregna la cinta.

Ya he visto Sherlock: es buenísima. A ver si todo va bien y nos hacen una segunda entrega.

Muchas gracias por visitar mi Blog. Besos

Ann@ Genovés

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches Anna:

En realidad ya existen dos temporadas de “Sherlock”, cada una de ellas compuesta por tres episodios de noventa minutos de duración. Además la tercera temporada ya está confirmada y es de suponer que tendrá el mismo número de episodios. La verdad es que, al ser tan cortas, las temporadas de la serie dejan con ganas de más, sobre todo porque la calidad de los episodios es altísima.

¡Saludos!

Publicar un comentario en la entrada