domingo, 26 de diciembre de 2010

Las mejores bandas sonoras de 2010



     Los últimos días de 2010 son el momento perfecto para recordar lo mejor que nos ha deparado este año. Lo que sigue es el recuerdo de las que para mi gusto han sido las bandas sonoras más destacables de estos últimos doce meses; en esta ocasión he preferido ceñirme a las bandas sonoras originales, dejando de lado las bandas sonoras compuestas por canciones -como la del musical Nine (id, Rob Marshall, 2009)- o por una selección de temas preexistentes -como sería el caso de la banda musical de Shutter Island (id, Martin Scorsese, 2010), que ya comenté en este enlace-.

1. Origen de Hans Zimmer


     Hans Zimmer ya había trabajado anteriormente con el director Christopher Nolan en Batman begins (id, 2005) y El caballero oscuro (The dark knight, 2008), ambas partituras compuestas a cuatro manos junto con James Newton Howard. A la espera de que la pareja repita en la próxima película del hombre murciélago que Nolan empezará a filmar en breve, Origen (Inception, 2010) se presenta como el primer trabajo en solitario del músico alemán para el director de El truco final (The prestige, 2006), quien parece definitivamente desligado de su anterior compositor, el interesante David Julyan. Con Origen Zimmer ha llevado a cabo una de sus mejores bandas sonoras en una composición que genera adicción. Se trata además de una música con un protagonismo en la película ciertamente inusual debido a su omnipresencia y al alto volumen con el que aparece, y la verdad es que resulta prácticamente imposible pensar en la ya mítica película de Nolan sin que a uno le venga a la cabeza su contundente acompañamiento musical. Zimmer combina con su inconfundible sello personal los metales, la percusión y los sintetizadores construyendo unas sonoridades que van de la pura acción (en especial durante la persecución en Mombasa o en el larguísimo bloque final de sueños superpuestos) a lo misterioso, pasando por la emoción que desprende el emotivo acompañamiento al piano de la secuencia final. Pero sin duda el fragmento que será más recordado de este trabo es la melodía que aparece en los momentos más espectaculares y en la que destaca la aportación del guitarrista Johnny Marr.



2. El escritor de Alexandre Desplat


     En mi opinión el francés Alexandre Desplat es el actual número uno de la música de cine; desde luego motivos no faltan para admirar a un genio que en los últimos años nos ha regalado maravillosas músicas como las de La joven de la perla (Girl with the pearl earring, Peter Webber, 2003), Hostage (id, Florent Emilio Siri, 2005), La Reina (The Queen, Stephen Frears, 2006), El velo pintado (The painted veil, John Curran, 2006), Deseo, peligro (Se, jie, Ang Lee, 2007) o, muy especialmente, El curioso caso de Benjamin Button (The curious case of Benjamin Button, David Fincher, 2008), su obra maestra. Desplat se encuentra además en un período creativo especialmente prolífico: en los dos últimos años se han estrenado nada menos que doce películas musicadas por él, entre ellas la estupenda Fantástico Sr. Fox (Fantastic Mr. Fox, Wes Anderson, 2009). El escritor (The ghost writer, Roman Polanski, 2010) es probablemente la mejor obra de Desplat junto con la de la película de David Fincher antes citada. La partitura de El escritor está dominada por un espléndido tema central que acompaña sin descanso al protagonista sin nombre interpretado por Ewan McGregor; dicho tema, que combina perfectamente un obsesivo uso de las flautas con una inquietante percusión, no solo abre y cierra la película sino que también aparece con distintas variaciones en secuencias de suspense tan logradas como la persecución en coche o la posterior huída del ferry. La partitura en su conjunto transmite de manera magistral el misterio y la inquietud de la película de Polanski, siendo muy destacable el acompañamiento de la ya famosa secuencia final en la que la conjunción entre música e imágenes alcanza unas cotas de perfección pocas veces vistas en los últimos años.



3. El hombre lobo de Danny Elfman


     Película precedida de toda clase de rumores sobre su problemática producción, El hombre lobo (The wolfman, Joe Johnston, 2010) se estrenó a principios de año siendo recibida mayoritariamente con una gran frialdad. Sin embargo, y aunque reconozco que la película dista mucho de ser perfecta, en mi opinión se trata de un digno y eficaz relato de horror gótico que cumple perfectamente con su propósito de entretener (anoto además que recientemente se ha comercializado el montaje del director de esta película, montaje que aún no he visto en el momento de escribir estas líneas pero que algunas voces consideran de una calidad bastante superior a la del montaje estrenado en cines). Sin duda uno de los máximos atributos de El hombre lobo es la excelente banda sonora compuesta por Danny Elfman, quien tras una década en la que ha alternado trabajos brillantes con otros ciertamente olvidables parece resurgir con energías renovadas, tal y como también demuestra su brillante trabajo en Alicia en el País de las Maravillas (Alice in Wonderland, Tim Burton, 2010). La banda sonora de El Hombre lobo ha sido fuente de cierta controversia: según parece el trabajo de Danny Elfman fue rechazado en un primer momento por los productores de la cinta, quienes contrataron a Paul Haslinger para que compusiera una nueva y más moderna partitura; sin embargo esta segunda composición decepcionó tanto que llevó a la recuperación del trabajo original de Elfman. Visto el resultado final del trabajo del compositor de Sleepy Hollow (id, Tim Burton, 1999) resultan ciertamente incomprensibles las reticencias iniciales de los productores, puesto que se trata de una clásica, romántica y misteriosa partitura que se ajusta como un guante a la atmósfera de la película. Con una presencia constante del chelo y ciertas similitudes con la magistral partitura compuesta por Wojciech Kilar para Drácula de Bram Stoker (Bram Stoker’s Dracula, Francis Ford Coppola, 1992), la banda sonora de El hombre lobo es posiblemente el mejor trabajo de Elfman en los últimos años.



4. Cómo entrenar a tu dragón de John Powell


     Desde que en el año 2000 compusiera junto con Harry Gregson-Williams el acompañamiento musical de Evasión en la granja (Chicken run, Peter Lord y Nick Park) el inglés John Powell se ha convertido en todo un especialista en el cine de animación. Para Cómo entrenar a tu dragón (How to train your dragon, Dean DeBlois y Chris Sanders, 2010), sin duda una de las mejores producciones animadas de los últimos años, Powell ha creado una enérgica, vitalista e incluso gloriosa banda sonora que demuestra que ya es mucho más que un discípulo aventajado de Hans Zimmer. Muchos son los momentos destacables en este espléndido trabajo, pero hay que señalar muy especialmente la fuerza y la emoción transmitida por la música en las secuencias de la doma del dragón y sus posteriores vuelos. También merece la pena resaltar los largos y espectaculares pasajes dedicados a las distintas batallas del pueblo vikingo contra los dragones, secuencias en las que la contundencia sonora de Powell ilustra la bravura de los guerreros vikingos al tiempo que el compositor introduce pequeñas pinceladas de música celta. En suma una excelente partitura que redondea las notables virtudes de la película a la que acompaña.



5. Un hombre soltero de Abel Korzeniowski y Shigeru Umebayashi


     Película extraña y arriesgada, pero también bella e hipnótica, Un hombre soltero (A single man, 2009) ha supuesto el debut en la dirección del diseñador de moda Tom Ford. Y precisamente si algo llama la atención en este interesante drama, además de la portentosa interpretación de Colin Firth, es la estilizada puesta en escena de Ford: la elegancia de los movimientos de cámara, la precisión de los encuadres, la cadencia del montaje y la magnífica fotografía del catalán Eduard Grau contribuyen al propósito del director de sublimar los sentimientos de su protagonista mediante un sofisticado tratamiento visual. La banda sonora es también de vital importancia dentro del planteamiento estético del cineasta. Según parece en un primer momento Ford pensó en encargársela a Shigeru Umebayashi, compositor japonés muy conocido en Occidente gracias a sus colaboraciones con Wong Kar Wai y Zhang Yimou; debido a problemas logísticos Umebayashi no pudo encargarse del proyecto, aunque sí aportó algunos temas adicionales entre los que destacan el vals dedicado al protagonista y un homenaje a la célebre banda sonora compuesta por Bernard Herrmann para Vértigo (Vertigo, Alfred Hitchcock, 1958). El grueso de la banda sonora fue compuesto finalmente por Abel Korzeniowski, un joven pero prestigioso músico polaco con poca experiencia en el mundo del cine. El resultado de su trabajo es verdaderamente notable, pues no solo es de una gran belleza sino que además guarda una gran armonía con los temas de Umebayashi. Con un protagonismo prácticamente exclusivo de los instrumentos de cuerda y ciertas características que la acercan a la música minimalista, la banda sonora completa transmite la tristeza y la melancolía de ese hombre soltero al que alude el título.



5 comentarios:

Ramón dijo...

Coincido bastante, sobre todo en lo de poner en primer lugar la BSO de Inception. La de Elfman no la he escuchado pero me pondré a ello en breve. Para mi otra gran BSO del año a destacar sería la de TRON Legacy de Daft Punk.

Saludos !!

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches Ramón:

Pues si tengo que decirte la verdad dudé hasta el último instante en si poner en primer lugar la música de “Origen” o la de “El escritor”, que también me parece excepcional.

No he escuchado la banda sonora de “Tron: Legacy” ni tampoco he visto la película (la verdad es que a primera vista no me apetecía mucho), pero me consta que a muchos les ha entusiasmado su música.

Saludos.

Roxana G. dijo...

Hola Pedro que gusto ver que sigues escribiendo, pero mejor aun, escribes casi como si leyeras mi mente. En el mismo orden estoy absolutamente de acuerdo contigo en los primeros tres lugares; sin duda la mejor banda sonora del 2010 es la de Hans Zimmer por su poderío y adicción (Time y Dream Is Collapsing son mis favoritas). Alexandre Desplat es uno de mis grandes favoritos desde The Painted Veil, pero fue finalmente desde The Curious Case of Benjamin Button que se colocó en un nuevo nivel para mí. Tengo todas las partituras que mencionas en tu texto excepto la de The Queen.

Danny Elfman es siempre evolutivo y su composición en The Wolfman no me defraudó. Elfman suele ser más penetrante y más original en este tipo de bandas sonoras que las que realiza para films de acción (Spider-Man y Terminator Salvation por mencionar algunas que me vienen ahora a la mente). No obstante, sin intención de adular mucho su último trabajo, esta banda sonora merece estar entre las primeras tres básicamente por los contrastes que posee y al mismo tiempo por su simpleza, pues considero que únicamente juega con los tonos que ya posee la base de su partitura principal. Con How to Train Your Dragon te quedo mal, porque desafortunadamente aun no he visto la película, pero de seguro me gustará su banda sonora, ya que la colocas como el cuarto lugar de tu lista.

Remarcando: Como tu, no me canso de Inception y The Ghost Writer, ambas por igual y por varias razones, espero ver estos dos films en tu lista de las mejores 10 películas del 2010 pronto. Saludos desde Guatemala.

Roxana G. dijo...

Hola Ramón, escuchè parte de Derezzel de Daft Punk y te digo que está excelente, es un gran disco que reúne parte de la esencia del film con la más fresca música Electro-House, y uno de los mejores del 2010 (aunque ya lo vaticinaba desde que supe que Daft Punk estaría en este proyecto). Pero que bien que lo menciones como algo de lo destacado en la colita del 2010.

Pedro Grimalt Rosselló dijo...

Buenas noches, Roxana:

Muchas gracias por tu amabilidad. Alexandre Desplat es para mí el mejor compositor de bandas sonoras del momento, y ciertamente “El escritor” es una de sus mejores obras. En cuanto a Danny Elfman tengo la opinión de que últimamente ha alternado trabajos brillantes con otros no malos pero sí un poco decepcionantes: por ejemplo su partitura para “Hellboy II. El ejército dorado” me parece muy inferior a la gran banda sonora que Marco Beltrami compuso para la primera parte. Espero que en los próximos años siga en la línea de calidad de “El hombre lobo”.

Como sugieres mi próxima entrada estará dedicada a mis películas favoritas de 2010. Aún la estoy preparando por lo que prefiero no adelantar mucho al respecto, pero por supuesto “El escritor” y “Origen” no faltaran en ella.

Un saludo y feliz año nuevo.

Publicar un comentario en la entrada